Muralla de Lugo

6 cosas que no te puedes perder en Lugo

Comparte este artículo

Hoy venimos fuerte y os vamos a proponer seis planes para hacer en Lugo. Y, ¿lo mejor de todo? No te hará falta coche o transporte público para desplazarte. Aparca, ponte tus zapatos más cómodos, y… ¡a caminar! 

Para poder entender la ciudad y sentirte uno más, primero debes saber un poquito de su historia. Vamos a hacer un pequeño resumen. 

Historia de Lugo

Lugo es la ciudad más antigua de Galicia. El asentamiento romano data del año 25 A.C. Primero se empezó construyendo un campamento militar, y después se fundó como la urbe Lucus Augusti.Durante la época de los romanos, fue un punto importante en el Imperio ya que estaba situado estratégicamente para poder comunicar todo Gallaecia. Poco a poco fue convirtiéndose en un lugar de referencia para las actividades económicas, políticas y administrativas. Además, la ciudad se sentía protegida gracias a La Muralla, que la rodeaba. Era el centro neurálgico. Durante el final del Imperio Romano, Lugo fue siendo reformada y perdiendo importancia, hasta caer en manos de los Suevos.

Soldados romanos

Tras pasar por distintos pueblos bárbaros, llega el año 714 d.C , cuando los Musulmanes conquistan la Península. Al-Andalus estaba prácticamente toda ocupada por ellos, pero el norte se les resistía. Finalmente consiguieron conquistar la ciudad, y empezaron a dejar sus huellas en ella. 

Después, vino la Edad Moderna, empezando por nombrarla capital de Galicia. Pero esto duró poco, ya que la ciudad estaba en declive y Santiago de Compostelaestaba ganando importancia.

Finalmente, en la Edad Contemporánea fue recuperándose económica y demográficamente, sobre todo gracias a la ganadería y las actividades industriales paralelas.

Los romanos fueron sus fundadores, y a pesar de los destrozos de las generaciones siguientes, se conservan muchas huellas de su cultura. Empecemos por la más significativa y el símbolo de la ciudad: La Muralla.La muralla fue construida para defender a la urbe romana del ataque de los bárbaros y demás pueblos que intentasen conquistarla. Mide alrededor de 2 kilómetros y entre 10 y 15 metros de altura. Los materiales de su construcción son el granito y la pizarra, junto con piedras y tierra.

¿Qué ver en Lugo?

1. La muralla fue construida para defender a la urbe romana del ataque de los bárbaros y demás pueblos que intentasen conquistarla. Mide alrededor de 2 kilómetros y entre 10 y 15 metros de altura. Los materiales de su construcción son el granito y la pizarra, junto con piedras y tierra.

Muralla de Lugo de noche

 Se conservan más de 70 torres de las 85 que había inicialmente; y diez puertas. Hay que destacar que es una de las murallas mejor conservadas de toda la cultura romana, y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.

Hoy en día se puede andar por encima de la muralla y recorrer todo el centro de la ciudad. Desde allí podrás disfrutar de las vistas de la ciudad vieja y de las edificaciones de fuera de la muralla. Mucha gente recorre la muralla todos los días para hacer deporte, otros se sientan a leer y relajarse un poco, y otros vienen de visita. Porque, como hemos dicho, es el símbolo de la ciudad.

Se puede acceder a ella por 10 puertas. 5 de las puertas fueron creadas por los romanos (Porta de Santiago, Porta Miñá, Porta Falsa, Porta de San Pedro y Porta Nova). Las otras 5, se crearon durante el siglo XIX y el XX por la expansión de la ciudad (Porta de San Fernando, Porta da Estación, Porta de Obispo Aguirre, Porta de Obispo Izquierdo y Porta de Obispo Odoario).

En cuanto a las escaleras, se supone que habría una por cada torre que permitían el acceso a la ciudad. Aun así, ninguna tocaba el suelo, sino que colocaban escaleras móviles que podían ser retiradas en caso de ataque. En la actualidad hay seis escaleras exteriores por las que acceder.

2. Si entramos al centro por la Porta de Santiago, nos encontramos con la Catedral de Santa María y su homónima plaza. La Catedral se empezó a construir en el año 1129, pero no se acabó hasta el 1273. Su cruz es latina con tres naves, con crucero, girola con capillas absidiales; pero tiene rasgos de estilos como el románico, gótico, barroco, renacentista y neoclásico.

Fue reformada por maestros ilustres que incluso se encargaron también de la Catedral de Santiago como: Domingo de Andrade, Fernando de Casas Novoa…

Catedral de Lugo
Catedral de Santa María

La portada de la Puerta Norte de la Catedral de Lugo está formada por un arco de medio punto con tres arquivoltas y capiteles en las columnas con formas vegetales. Además, posee un tímpano con el Pantocrátor y un capitel con la escena de la Última Cena.

Delante de la catedral está la plaza de Santa María. En el subterráneo de esta céntrica plaza se encuentra una piscina romana. A pesar de que quedó soterrada y fue tapiada, se realizaron diversas labores de restauración. Si os acercáis a la plaza podréis verla a través de una ventana. No se sabe a ciencia cierta si pertenecía a un baptisterio paleocristiano o a los baños termales de un balneario romano.

3. El pulmón de Lugo es el Parque Rosalía de Castro. Nos vamos un segundo fuera de las murallas para poder visitar este precioso parque. Si salimos por la puerta de Santiagoo por la de Obispo Aguirrey andamos unas calles más, nos encontramos con el inicio de este entorno natural. 

En principio, cuando se creó en el siglo XX, se llamaba Alfonso XII, pero posteriormente se rebautizó como Rosalía de Castroen honora nuestra poetisa del “Rexurdimento”. Dentro de sus 3.000 metros cuadrados nos podemos encontrar con zonas ajardinadas y paseos, palco de la música, recintos para los más peques de la casa, árboles de distintas especies… Además, están expuestos un montón de monumentos en honor a la propia Rosalía, al compositor José Castiñeira Pardo…Acoge dentro edificios como el Pabellón Municipal o un centro privado sobre tecnologías, y también dispone de un área de camping para caravanas. 

Monumento Parque Rosalía De Castro, en Lugo, Galicia
Monumento Parque Rosalía de Castro

Si nos interesa descansar, podemos quedarnos observando el estanque y las vistas desde el mirador, pero si aún nos queda mucha energía tras recorrer el parque entero, podemos cruzar dos calles hacia fuera y pararnos en el Puente Romano. El Puente, de 104 metros de longitud y 4 de ancho sirve para unir la ciudad en su paso del Miño por ella. A pesar de que anteriormente servía para unir el camino entre Lugo y Braga y podían pasar carruajes si no eran pesados, en la actualidad es solo peatonal.

Venga, volvamos a dentro de la muralla para visitar dos preciosas plazas y seguir disfrutando de la ciudad.

4. La plaza Mayor. El centro centrísimo de Lugo. Aquí se encuentran edificios importantes como el ayuntamiento, la Iglesia Padres Franciscanoso el Círculo de las Artes. El ayuntamiento es un edificio barroco de gran valor del año 1738, con gárgolas y torres en su fachada.

La plaza en sí esta compuesta por una zona con árboles y otra donde se encuentran distintos recordatorios honoríficos. Además, está el quiosco de la música. Dentro de los recordatorios está la estatua llamada “Arco de Triunfo”: dos soldados romanos realizados en cobre que recuerdan la fundación de la ciudad. Y los otros recordatorios son placas de piedra en honor a distintos escritores como Rosalía de Castro, Eduardo Pondal, Curros Enríquez…  Estas placas incluyen un poema escrito por ellos junto con una pequeña escultura de su cara, para empaparnos de literatura gallega.

5. La segunda plaza que os recomendamos es la Praza do Campo. Esta plaza triangular es donde se supone que estaría situado el Foro Romano de la urbe. Actualmente tiene una fuente en el centro, de estilo barroco y con una escultura de San Vicente Ferrer. En su entorno nos encontramos las calles de los vinos, donde a cada minuto se preparan pinchos y tapas en las cocinas de sus bares. Además, en esas calles está también el Centro de Interpretación de la Muralla, donde encontrarás más información sobre ella y podrás acudir a exposiciones y disfrutar de contenidos interactivos.

Fuente en el centro de la plaza
Fuente Praza do Campo

6. Por último, y siguiendo la línea de los museos, nos queda hablar de la Casa de los Mosaicos, donde podrás entrar de manera gratuita a una “domus” de los siglos III o IV. Bueno, a la domus propiamente dicha no, pero sí podrás ver la reconstrucción de cómo habría sido en su momento una casa de un personaje ilustre. La casa está dividida por zonas, como la recepción, la antesala… Lo que más destaca, y de ahí el nombre del museo, son los distintos mosaicos que nos encontramos dibujados en los restos de las paredes.

Y lo mejor de todo es que proyectan un pequeño montaje audiovisual, de 12 minutos, donde recrean cómo sería la estancia.

Esperamos que con estos consejitos podáis disfrutar mucho de la ciudad y darle el valor que se merece. Es una pequeña entrada en el mundo romano que seguro que os encantará. ¡Gracias por leernos!