21 cosas que puedes hacer en Galicia

Comparte este artículo

En Galicia no somos de presumir de lo nuestro, no nos damos cuenta de lo que de verdad tenemos y no lo admiramos lo suficiente. Por eso, cuando llega alguien de fuera y nos habla de las grandes maravillas que hay en nuestra tierra, vamos empezando a admirarlo y valorarlo. Galicia posee magia en todos y cada unos de los rincones que la componen: cada ría, cada acantilado o cada montaña tiene su propia esencia e historia. Y así, cada pequeño lugar. Por eso, hemos elaborado una lista de cosas que todos los gallegos deberían cumplir, y que sirva a mayores para revelar a los visitantes nuestros encantos. Antes de empezar con la lista, cabe avisar a todos los lectores del peligro que corren de enamorarse de esta comunidad. ¡Hemos avisado!

Empecemos por las festividades, que ya sabemos que nos gusta celebrar todo lo posible.

1. A mediados de Junio, la ciudad de Lugo se viste de fiesta para acoger el Arde Lucus, una celebración que intenta revivir el pasado romano de la ciudad. Como bien sabemos, Lucus Augusti fue una de las ciudades más importantes del Imperio Romano, y está muy presente en la cultura actual de Lugo. Por eso, cada año, sus habitantes intentan recordar lo que habría sido la urbe romana y proponen un montón de actividades muy interesantes, como campamentos, mercados, celebración de boda, circos romanos, y representaciones teatrales como la quema de la muralla.

Entrada a la ciudad

2. Si queréis pasar un día increíble y sentiros en medio de la grabación de Vikings, Catoira es vuestro sitio. El primer fin de semana de agosto desde 1960 se lleva celebrando el ataque pirata al pueblo. Todos se visten de vikingos para representar el desembarco de estos bárbaros y cómo los habitantes de Catoira fueron capaces de resistir y evitar la conquista. Además, en los últimos años se fueron añadiendo distintas actividades para todas las edades, puestos de comida y bebida, venta de recuerdos…

Romería Vikinga de Catoira

3. Pero si os quedáis con ganas de fiesta, ese mismo fin de semana, y a 30 minutos de Catoira, se celebra la Fiesta del Albariño de Cambados. Distintos puestos de vino se montan entorno al parque para ofrecer una degustación a los asistentes que dejará a todos boquiabiertos. En la zona, la cultura vinícola cobra una mayor importancia cada año y la fiesta del albariño es el punto culmen. Tanto es el interés que ha levantado que, actualmente, han incluido puestos de comida tradicional, mercados medievales y música producida por orquestas y pubs.

Albariño

4. Siguiendo por el mes de agosto y los mercados medievales, nos encontramos uno de los más impresionantes: el de Mondoñedo. El segundo fin de semana del mes, podemos pasearnos por la Plaza de la Catedral y perdernos por sus calles siguiendo los distintos puestos artesanos que preparan año tras año. Pero no solo se basa en un mercado, sino que también hacen representaciones culturales de la época, actividades para los más pequeños, conciertos…

5. Dentro de las romerías marítimas, hay dos que se llevan la palma. La primera, el Naufragio de Laxe. Cada 17 de agosto se celebra un simulacro de naufragio en honor a la protección de la Virgen del Carmen. El pueblo hace una procesión marítima con la representación de este acontecimiento.

La segunda romería marítima es la de las Fiestas del Mar de Malpica. El domingo, tras la misa, el pueblo también hace una procesión en los barcos que sale desde el puerto y llega hasta las Islas Sisargas. La primera vuelta se hace con la Santa y el pendón en distintos barcos, todos adornados para la ocasión. La siguiente vuelta ya es más para el disfrute y la fiesta.

6. En septiembre ya nos encontramos con la romería da Virxe da Barca de Muxía. El segundo fin de semana, se celebra tanto una romería religiosa como una fiesta con orquestas. La parte tradicional consiste en que vecinos de los pueblos cercanos vayan andando durante la semana hasta Muxía para honrar a la patrona. El domingo, se inicia la romería con la explosión de varias bombas; y el lunes se hace una procesión por las calles del pueblo. Pero estas calles, ya están inundadas por los jóvenes que acuden a la otra parte de la festividad, la que incluye comida, bebida y orquestas. En los últimos años, se está poniendo de moda hacer una acampada en el pueblo durante los días de fiesta.

Barca de Muxía

7. Ah, ¡y se me olvidaba! La noche de San Juan más típica de Galicia es la de Riazor en A Coruña. Todos los años se reúnen un montón de jóvenes y familias alrededor de hogueras en la playa de Riazor u Orzán. Es un espectáculo maravilloso donde se puede disfrutar del gran ambiente y de la magia de esa noche.

Para los que disfruten de una vida más activa y les apasione el deporte, proponemos varios planes que os encantarán.

8. Empezamos por la ruta O Camiño dos Faros, donde podréis conocer a pie una parte de A Costa da Morte. Esta ruta empieza en Malpica y termina en Fisterra, constando de un total de 200 kilómetros. Pero tranquilos, se hace por etapas, para así evitar el cansancio extremo y que se pueda disfrutar de la maravillosa zona.

Faro de Punta Nariga

9. Otra ruta interesante es O Fuciño do porco: 7 kilómetros sobre acantilados de la Mariña Lucense. Aunque el acceso es difícil de encontrar, vale la pena ya solo por la sensación de caminar sobre los acantilados y las vistas que nos ofrecen. Además, con la reciente implantación de una pasarela de madera, hace que el camino sea más accesible para los visitantes.

10. Siguiendo con el deporte, la subida al Monte Pindo es una experiencia inolvidable. Entre la subida y bajada al monte, recorremos unos 10 kilómetros cargados de vistas impresionantes, contacto con la naturaleza y distintos paisajes. Un trayecto duro y difícil que merece la pena hacer una vez en la vida.

Vistas desde el Monte Pindo

11. Y claro, faltaba hablar de la ruta más conocida: El Camino de Santiago. Aunque cada camino es diferente según la procedencia (el camino francés, el inglés, la vía de la plata, el primitivo…), todos acaban en el mismo sitio: A Plaza do Obradoiro de Santiago.  Un trayecto donde entras en contacto con la cultura gallega y sus costumbres a la vez que peregrinas para visitar la tumba del Apostol Santiago, situada en Compostela.

Camino de Santiago

Pero, si hay algo que destaca de la cultura gallega y que todo el mundo sabe y conoce es: la gastronomía.Tan rica y variada a la vez, es una de las más famosas a nivel mundial. Y aquí hemos recogido la más típica de Galicia.

12. El marisco gallego que nunca falte, y si lo puedes degustar a bordo de un catamarán mientras navegas por las Rías Baixas, mejor aún. En O Grove se realizan varias rutas diarias en barcos por la ría donde, además de ofrecer una degustación de mejillones, explican cómo funciona el criadero en las bateas.

Mejillones con concha

13. ¿Y qué es más típico que los pimientos de Padrón: esos que “uns pican e outros non”?

Pimientos de padrón

14.. Además, se dice que si se desea probar la tortilla más rica del mundo, hay que ir a Betanzos. Tras un concurso entre los restaurantes del pueblo, se escoge un ganador, aunque, a decir verdad, ¡está rica en todos ellos!

15. Si, por el contrario, prefieres una comida más tradicional, debes acercarte a Lalín y probar el típico cocido. O sino, a 30 minutos está Melide,con su famosísima pulpeira, conocida en todo el mundo. Ningún pulpo a feira sabe igual que el de allí 100% certificado.

Pulpo á feira

16. Y para acompañar toda esta comida, ¿qué mejor que una cata de vinos en la Ribeira Sacra? Enoturismo, así es como se llama. Distintas rutas por las bodegas que perforen Los Cañones de Sil con degustaciones de vinos para caerse redondo.

Además de estas recomendaciones, hay muchas ferias gastronómicas que se celebran en días puntuales y presentan la comida típica de la zona: Fiesta del Percebe de Corme, Feria del Marisco de Vigo, Fiesta de la pataca en Coristanco, Feria del Bonito de Burela…Dejando a un lado ya la gastronomía, podemos enfocarnos en pequeños itinerarios para hacer durante un día en Galicia.

17. Últimamente se han puesto de moda a nivel redes sociales las Illas Cíes y las Ons. Continuamente se ven fotos de este paraíso gallego en Instagram o Facebook, y no es de dudar, ya que sus enormes y preciosas playas hablan por sí solas. Para ir, hay distintas rutas en barco desde puntos de costa cercanos, como Vigo, Cangas o Bueu, y que ofrecen trayectos casi a cada hora. Ojo, eso sí, hay que reservar con antelación porque suelen agotarse los billetes muy rápido. Allí, podrás bañarte en sus aguas cristalinas, hacer rutas a pie por la isla o visitar los faros.

Playa de las Illas Cíes

18. En la zona de Pontevedra, nos encontramos con tres pueblos encantadores, empezando la ruta por Combarro. Perderse en las callejuelas de Combarro es algo que todo el mundo debería hacer una vez en la vida. Esas calles son mágicas, tienen algo muy especial que no deja indiferente a ningún visitante. Además, el paseo por los puestos de recuerdos pegado al mar, tiene un ambiente muy agradable. Tras Combarro, podemos seguir hasta Sanxenxo, y admirar la cantidad de turistas que han nombrado a este pueblo como “El Benidorm de Galicia”. Y, al lado de Sanxenxo, está Portonovo. Es similar al anterior, pero sin ese nivel de turismo tan alto. Las playas son preciosas, de agua clara y arena fina, además de las posibilidades que ofrece a la hora de comer o alojarse.

19. Centrándonos más hacia el norte de la comunidad, tenemos tres recomendaciones para pasar un gran día. La primera parada es San Andrés de Teixido, en Cedeira, y como dice el refrán: “A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo”. Tras esta visita al santuario, la siguiente parada es el “banco más bonito del mundo”, en Loiba. Desde este banco las vistas de los acantilados son impresionantes, una belleza sobrenatural que muestra el choque entre la montaña y el mar. Por último, nos queda una parada: A Praia das Catedrais. Una hipótesis de la creación de esta playa es que el mar fue desgastando las piedras de un acantilado hasta el punto de que, cuando baja la marea, queda una playa con arcos y cuevas entre las que se puede caminar. La otra hipótesis es que se tratase de una mina romana en el pasado, pero no está comprobada a ciencia cierta.

20. As Fragas do Eume es un entorno típico del bosque gallego. Muchas son las personas que se acercan durante el año para entrar en contacto con la naturaleza y desconectar por un día. Hay muchas actividades, incluso varias rutas de senderismo por todo el parque natural. Además, allí se encuentran diversos monasterios bastante conocidos, como el de Caaveiroo el de Monfero.Es un espacio de relax inolvidable.

Fragas do Eume

21. Para acabar, vamos a hablar de un plan diferente: la nieve. En la zona este de Galicia está Manzaneda, O Courel y O Cebreiro. Tres lugares donde en época de nieve podemos disfrutar de este plan. En Manzaneda nos encontramos una pequeña estación de esquí en lo más alto, Cabeza de Manzaneda. En O Courel, podemos encontrarnos aldeas encantadoras y unas vistas increíbles de las montañas. Además, abundan las rutas de senderismo por la zona. Por último, además de seguir disfrutando de la nieve en O Cebreiro, es recomendable visitar el conjunto de las Pallozas. Son construcciones prerromanas que se conservan en muy buen estado, y que, por dentro, simulan las casas donde vivían los hombres y animales de la época.

Estación de esquí Cabeza de Manzaneda