Descubre los cañones del Sil

En Galicia podemos encontrar innumerables parajes naturales de increíble belleza, pero uno de nuestros favoritos es la Ribera Sacra y los Cañones del Sil.

Los cañones del Sil son el lugar perfecto para una escapada de fin de semana y disfrutar de todas las actividades que puedes realizar al aire libre, como por ejemplo recorrer rutas de senderismo, visitar históricos monasterios o asombrarte con las espectaculares vistas en los miradores.

¿Qué es el cañón del Sil?

El cañón del Sil es la garganta excavada por los movimientos tectónicos y el desgaste erosivo que produjo el río Sil. Esta zona escarpada se utilizó mucho por monjes en la Edad Media, quienes levantaron todo tipo de ermitas e iglesias.

Este cañón se localiza en las proximidades de la intersección entre el río Sil y el río Miño, en la región de la Ribera Sacra y supone una frontera natural entre las provincias de Lugo y Ourense.

Una de las características más impresionantes del cañón del Sil es la profundidad de la garganta en algunos puntos, que llega a alcanzar hasta los 500 metros. De hecho, se considera por muchos como los acantilados de interior con mayor profundidad del mundo.

Además, ha sido clasificado como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) por los espacios europeos, al considerarse un lugar que cuenta con un gran potencial para contribuir a restaurar el hábitat natural de la zona.

¿Qué hacer y qué ver en el Cañón del Sil?

Hay muchas actividades que pueden hacerse en la zona del Cañón del Sil, como visitar bodegas, descubrir las ermitas e Iglesias románicas, visitar los pueblos encantadores que salpican los alrededores de la Ribera Sacra o incluso recorrer el río en catamarán.

Las opciones y actividades turísticas que pueden realizarse en este paraje natural son muchas y muy variadas, aunque tener coche es prácticamente indispensable para poder disfrutar de la ruta del cañón del Sil y descubrir cada uno de sus rincones.

Ruta en catamarán en el Cañón del Sil

Recorrer el río en catamarán es una de las mejores formas de descubrir el cañón del Sil y además el billete tiene un precio muy asequible (entre 9 y 20 euros, aproximadamente).

Es un paseo tranquilo por el río en el que podrás descubrir desde abajo las escarpadas gargantas del cañón.

Hay 2 rutas fluviales distintas que pueden realizarse en catamarán: la primera ruta consiste en recorrer el cañón del Sil, mientras que la segunda es una ruta vitivinícola que se realiza a través del río Sil.

Dependiendo del embarcadero, puede que cambie la compañía que gestiona y organiza el paseo, el precio del recorrido o incluso el tipo de embarcación.

Los diferentes embarcaderos desde los que realizar el tour en catamarán son:

  • Embarcadero de Santo Estevo
  • Embarcadero de Abeleda
  • Embarcadero de Os Chancís
  • Embarcadero de Ponte do Sil

Visitar monasterios

Otra de las actividades que podemos realizar en el cañón del Sil es visitar el patrimonio histórico y religioso con el que cuenta la Ribera Sacra.

Hay muchos monasterios y ermitas que pueden visitarse en esta zona. De hecho, es el lugar con mayor concentración de iglesias románicas de todo el mundo.

Por eso, hemos seleccionado los monasterios, iglesias y ermitas que debes visitar sí o sí en tu viaje al cañón del Sil.

Descubre la Galicia más espiritual

Monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil

El Monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil es un monasterio católico (en desuso) que se convirtió en un Parador Turístico, es decir, un establecimiento hostelero situado en un paraje turístico, cultural o artístico.

Este monasterio fue declarado monumento nacional y bien de interés cultural.
Este parador no sólo cuenta con un restaurante con unas vistas espectaculares, sino que además es un hotel de 4 estrellas en el que podrás alojarte en tu recorrido por el cañón del Sil.

Monasterio de San Pedro Rocas

El monasterio de San Pedro Rocas es uno de los conjuntos monasteriales católicos con más historia, pues su construcción data del siglo VI d.C.

Es un monasterio peculiar, pues sus tres naves se encuentran excavadas en roca natural, siendo uno de los primeros vestigios religiosos de toda la región.

Monasterio de Santa Cristina

El monasterio de Santa Cristina es otro de los monasterios imprescindibles que debes ver si estás visitando el cañón del Sil.

Este monasterio se sitúa en un exuberante paraje natural, en el castañar de Merilán, a la orilla del río Sil.

Su construcción está fechada entre los siglos XII y XIII y constituye uno de los ejemplos del esplendor arquitectónico de la época.

Visitar miradores en el cañón del Sil

Una de las actividades que más se realiza en estos parajes es visitar los miradores para poder disfrutar de las asombrosas vistas de la escarpada garganta y poder hacer fotos increíbles del paisaje como recuerdo del viaje o para publicarlas en redes sociales.

Disfrutando de los miradores del Sil

Entre los miradores del cañón del Sil, destacan:

  • Los Balcones de Madrid: el mirador más popular del cañón son los Balcones de Madrid. Y no es de extrañar, pues las vistas desde este mirador son una auténtica pasada. Este mirador se encuentra muy cerca del municipio de Parada de Sil, que es una de las primeras paradas que se hace en la ruta si decides recorrer el cañón en coche.
  • Columpio de Sil: la peculiaridad de este mirador es que es un columpio, y cuando te subes en él da la sensación de que te estás columpiando en el vacío. Desde aquí se pueden lograr instantáneas de vértigo. Lo único malo es que no es un mirador como tal, sino que pertenece a la Bodega Terra Brave y tendrás que hacer un tour donde se visita a las viñas, la bodega y se realiza una cata de vino.
  • Mirador de a cividade: este mirador se compone de una plataforma de 30 metros de largo, 7 metros de ancho y cuenta con una elevación de 4 metros sobre el terreno. Ofrece unas vistas panorámicas increíbles, aunque puede dar un poco de vértigo.
  • Mirador de Santiorxo: desde aquí se puede observar el cañón del sil en su máximo esplendor, pues este monte se eleva sobre el propio Valle del Sil. Como curiosidad, puede contemplarse el monasterio de Santa Cristina en la otra orilla del valle Sil.