Hacer el Camino de Santiago con tu perro

Si estás pensando en hacer el camino de Santiago con tu perro, seguramente te están asediando dudas sobre si realmente es factible hacer el camino de santiago con perro, en qué lugares permitirán su alojamiento o si la comida del perro supondrá un problema en el viaje.

Y en este artículo vamos a resolver todas tus dudas para que tu compañero canino pueda acompañarte en esta aventura sin ningún problema.


Primeros preparativos para hacer el camino de Santiago con perro

El principal problema que debemos resolver para poder hacer el camino con perro es el alojamiento.

No todos los albergues u hostales permitirán el acceso a nuestros compañeros peludos y por este motivo tenemos 2 posibles soluciones:

  • Reservar albergues previamente: buscar en internet los albergues del camino que permitan el acceso a perros y reservarlos previamente, lo que nos obligará a seguir un ritmo específico.
  • Apunta los albergues permitidos: otra de las posibles soluciones consiste en buscar y apuntar los albergues que permitan perros y reservarlos el día antes de llegar.

Otra opción es improvisar, aunque si al menos llevamos una lista de los albergues y hostales que admiten mascotas, nos resultará más fácil evitar los posibles problemas de alojamiento que seguramente nos encontraremos una vez estemos allí.

Un aspecto positivo a la hora de encontrar alojamiento para perros en el Camino de Santiago es que actualmente los comparadores de alojamiento ya incluyen filtro para que podamos encontrar la lista de todos los albergues que aceptan perros con tan sólo un par de clics.

Consejos para hacer el camino de Santiago con tu perro

Hacer el camino de Santiago con tu perro puede ser una gran experiencia, aunque tenemos unas cuantas recomendaciones generales para que tanto tú como el perro podáis disfrutar al máximo de esta experiencia.


Consejitos para hacer el camino con tu perro

Aumenta la ración de comida

La primera recomendación es que aumentes la ración de comida, dado que en este tipo de viajes el perro se agota mucho más de lo normal. Por lo tanto, está bien que se aumente la ración de comida para que el perro recupere energía y pueda correr y jugar durante todo el día.

Otro consejo que puede ser muy útil es que no lleves comida o latas para el perro (a no ser que realmente sea necesario), puesto que de esta forma evitarás cargar con un peso innecesario.

En el Camino de Santiago encontrarás supermercados en prácticamente cada pueblo, donde podrás comprar la comida diaria del perro.

Además seguramente tu perro consiga comer más durante la jornada, porque otros peregrinos se acercarán a jugar con él y le darán chucherías o incluso parte de su comida.

Lleva impermeable o chubasquero para el perro

En Santiago llueve 140 días de media al año, por lo que las probabilidades de que algún día llueva en tu peregrinaje es muy alta.

Comprar un chubasquero o impermeable para el perro puede ser una gran idea para evitar que los días de lluvia se cale hasta los huesos y coja un resfriado. Además, no es relativamente asequible (de 10 a 25 euros) y no pesa prácticamente nada, por lo que cargar con el impermeable para el perro no será un problema.

Si decides ir en invierno, también puedes considerar comprarle un abrigo a tu mascota para evitar que pase frío durante las jornadas de peregrinaje.

Cuidado con las almohadillas de las patas del perro

Las almohadillas de los perros son sensibles y tras las largas caminatas diarias pueden aparecer heridas o cortes.

Para el problema de las almohadillas tenemos un par de recomendaciones:

  • Compra calzado para los perros: el calzado puede ser muy útil para trayectos en los que el perro tenga que recorrer muchos kilómetros asfaltados. De esta forma, evitarán las rozaduras y quemaduras, sobre todo en verano.
  • Utiliza crema y bálsamo para almohadillas: utilizando este tipo de crema reparadora por la noche, las almohadillas del perro estarán en mejor estado a la mañana siguiente, previniendo de esta forma posibles lesiones y heridas en la pata.

Evita que el perro cargue con peso

Durante el Camino de Santiago los perros disfrutan mucho, pero suelen acabar agotados. Una de las recomendaciones clave es evitar cargarles con peso para que no se produzca un exceso de fatiga en el can.

Es posible que ni siquiera lo sepas, pero hay peregrinos que deciden cargar a sus perros con su agua y su comida, con unas mochilas alforja específicas para mascotas. Y ver al perrete cargado con su alforja puede ser una instantánea curiosa para publicarla en redes sociales, pero hacer que el perro cargue con peso no es una práctica muy recomendable.

¿Es mejor llevar al perro suelto o con correa?

Es una duda más que razonable y aunque la respuesta dependerá tanto del carácter del perro como del momento, éste no puede ir atado o suelto durante todo el camino.

Hay muchos lugares en los que el perro podrá ir suelto y correr y jugar a su antojo sin problema, mientras que en otras zonas (como carreteras en las que hay tráfico) el perro deberá ir atado.

Un consejo que puede ser muy útil es llevar al perro atado durante más tiempo los dos primeros días, para que no se fatigue demasiado rápido y pueda aguantar sin problema durante todo el camino.

Una vez hayan pasado un par de días, el perro ya se habrá adaptado al ritmo y conseguirá dosificar su energía sin necesidad de que lo lleves atado en todo momento.

La hidratación es fundamental

Mantener al perro hidratado no debe ser un gran problema, puesto que en el Camino de Santiago hay muchos lugares en los que el perro podrá beber agua.

Fuentes de Galicia

Sin embargo, es mejor prevenir cualquier síntoma de deshidratación y llevar una botella de agua para perros, que tendrás que ir rellenando conforme se vaya acabando.

¿Qué hacer una vez finalice el Camino de Santiago?

Después de completar el Camino de Santiago con tu mascota, no te olvides de pasar por la oficina de la Asociación Protectora de Animales del Camino (APACA), para recoger la compostelana canina, el certificado de que tu mascota ha completado el Camino y es un auténtico “perregrino”.