rurales/tradicionales

7 tópicos falsos sobre los gallegos

Comparte este artículo

Bienvenidos a nuestra pequeña clase sobre la cultura gallega. Hoy venimos aquí a desmentir todo lo que se suele decir de nosotros. Bueno, todo no. Somos conscientes de que hay tópicos que son ciertos, pero la mayoría no lo son. Si estáis interesados en el tema, seguid leyendo nuestra lista de siete tópicos hasta el final.

1. Los gallegos siempre hemos tenido esa fama de que somos cerrados. Y seguramente no es la primera vez que lo oigas. Cerrados en los dos sentidos. 

Por un lado, se dice que somos cerrados de mente. Se refiere a que nuestra conducta y forma de pensar no acepta otros valores, principios o creencias que no sean los nuestros. Y está claro que no es así. Puedes encontrarte dentro de una ciudad gallega, gente con una mentalidad muy abierta como gente con ella muy cerrada; y en un pueblo exactamente lo mismo. Porque claro, a mayores hay otro tópico sobre el rural de lo que hablaremos más adelante.

Tópico de persona cerrada de mente

Con la otra acepción de cerrados quieren decir que somos reservados y que desconfiamos de los demás. Es algo totalmente erróneo, ya que seguramente habrás oído que somos hospitalarios y acogemos a los demás en nuestras casas. Si hay algo que nos describa bien es esa palabra: hospitalarios. Invitamos a nuestros amigos a comidas (que se alargan hasta la cena), a churrascadas en familia, a dormir en nuestras casas…

Y este cariño acogedor, podrás encontrarlo en todo el mundo. ¿Por qué? Lee el siguiente.

2. Morriñentos. Rosalía de Castro mostró al mundo esa palabra que tanto utilizamos aquí. Y es que no podemos decir que sea un tópico falso al 100%. Por una parte, aquí somos muy de acordarnos de Galicia cuando estamos fuera, pero también es cierto que nos adaptamos con facilidad a los nuevos sitios. En general, porque cada persona es un mundo. Aquí es a dónde queríamos llegar cuando decimos que tendrás cariño acogedor en todo el mundo. 

Como norma general, en todo sitio al que vayas te vas a encontrar un gallego que emigró, o un hijo de estos. Funciona 9 de cada 10 veces. Esto viene influenciado por la historia, ya que, por desgracia, muchos tuvieron que emigrar a América, Suiza, Francia… para intentar conseguir algo de dinero.

3. En relación con el primer tópico, podemos empezar a hablar de uno de los más extendidos y que más se tiene por cierto: Tradicionales/rurales. Estamos cansadísimos de que se piense que los gallegos somos “catetos” por vivir en el rural. Y es que, además de que no tiene nada que ver, no somos catetos.

personas cargando con sacos de cereales

Empezando por el principio, vivir en el rural no implica lo que hace años, y hay que desmitificar de una vez la idea de que por vivir en él ya uno se va a dedicar a la ganadería y agricultura. Y sí, es una actividad económica bastante importante en la comunidad, pero no la principal. Además, suele decirse también que somos demasiado tradicionales. Aunque es cierto que nos gusten algunas tradiciones y queramos conservarlas, no siempre es así. Nos adaptamos a las nuevas generaciones igualito que el resto, y a las tecnologías.

Una cosa no nos influye en la otra, y somos capaces de adaptar las tradiciones a las tecnologías y convivir con las dos. 

Tractor

4. Seguimos con una temática parecida al hablar del siguiente estereotipo falso: el esoterismo. Cientos de leyendas mitológicas inundan cada rincón de Galicia. Desde leyendas como la de la Torre de Hércules en Coruña, o la de San Andrés de Teixido, hasta hablar de meigas. Y, ¿qué son las meigas? Aquí se conoce como tal a las brujas que hacen y deshacen conjuros y echan males de ojo. Este tipo de magia del XIII está relacionada con la Santa Compaña. Esta última es una leyenda sobre la procesión de unos fantasmas encapuchados que vienen a anunciar la muerte. 

Santa Compaña
Mural sobre a Santa Compaña

Estos mitos fueron usados para acrecentar el miedo y temor del pueblo a la muerte y a la magia oscura, y para que se refugiaran dentro de la iglesia. Además, fueron quemadas en la hoguera muchas mujeres a lo largo de la historia, acusadas de meigas o brujas.

figura meiga gallega
Recuerdo de Galicia, figura de una meiga

Hoy en día podemos decir que no somos esotéricos. Habrá gente que pueda creer en esas leyendas, pero por lo general no. Están incluidas dentro de nuestra cultura, pero no nos las tomamos como verdaderas ni creemos en la magia.

5. Algo que caracteriza a los gallegos es la fiesta. Sí, admitimos que nos gustan mucho y tenemos un don para organizar tantas verbenas en los veranos. Pero, al mismo tiempo sabemos diferenciar y definir nuestras prioridades. Que nos guste la fiesta no implica que estemos todo el día a ello. Y por supuesto que sabremos el nombre de todas las orquestas de Galicia y las fechas de las verbenas de la zona, pero rompemos el tópico de que solo estamos de fiesta. Somos “festexeiros”, nos gusta, y basta.

celebración de San Juán en Coruña
San Juán en Orzán (A Coruña)

6. De último hemos dejado uno de los más conocidos y típicos. Pero este no tiene nada que ver con la cultura y sociedad gallega. Tiene que ver con el clima. Detrás del tópico de catetos, este es el que más nos cansa. La lluvia es nuestra amiga y vive con nosotros, pero no está siempre lloviendo. Sí, llueve, es habitual, pero no nos influye. Hemos adaptado nuestra vida a la lluvia y no nos molesta. Además, tenemos un dicho: “nunca choveu que non escampara”.

Tenemos un clima tan variado que disfrutamos de sol, lluvia, nieve o viento; y nos encanta. Siempre es suave y nunca llega a ningún extremo, por lo que no nos morimos de frío ni nos asamos de calor.

Como sabemos que hay algunos tópicos que sí son ciertos, vamos a dejar aquí uno extra que todo el mundo ha escuchado alguna vez.

Tópico cierto

7. La indecisión es real, es muy real, para que nos vamos a engañar. Nos gusta mucho responder “depende” para todo, pero la verdad es que, ¿a quién no? No lo utilizamos siempre como una duda, sino que a veces es un preámbulo para ser cauteloso a la hora de responder una pregunta.

  • Subes ou baixas?
  • Depende

Y es que, admitimos que los primeros segundos nos gusta analizar a las personas, además de pensar bien en las opciones después de decir “depende”.

Hasta aquí nuestra lista de tópicos falsos sobre los gallegos y nuestra cultura. Esperamos que gracias a nuestras palabras podáis conocer un pedacito de esta comunidad del norte de España. Si después de leer este artículo os entran aún más ganas de visitarnos, aquí os dejamos otro sobre planes en Galicia.