Fragas do Eume

As Fragas do Eume | Descubre este parque natural

Comparte este artículo

Bienvenidos a uno de los bosques atlánticos mejor conservados, bienvenidos a las Fragas do Eume. Más de 9000 hectáreas que se extienden alrededor el Río Eume, haciendo un triángulo. Comprende los ayuntamientos de A Capela, Cabanas, As Pontes de García Rodríguez, Monfero y Pontedeume. Hay 4 zonas de acceso al parque, siendo el del Monasterio de Caaveiro el más conocido y visitado.

Fauna y flora

Es un parque natural de bosque atlántico caducifolio que se conserva casi virgen, con el manto original y con la flora y fauna natural. Su ecosistema es rico y muy diverso, donde los tupidos y sombríos bosques protegen la fauna y la flora. Podemos encontrarnos anfibios, reptiles, aves, lobos.. así como muchas más de 100 especies de aves distintas, 40 de mamíferos y 8 de peces.

Puente y flora del entorno de las Fragas do Eume

El carballo es el árbol que domina el parque, sin lugar a dudas, y lo sigue el castaño. También hay otras especies como abedules, fresnos, árboles frutales silvestres, laureles… Se trata de un bosque de ribera, donde las plantas recogen el agua que necesitan de la humedad de la tierra, y crecen frondosamente. La vegetación cubre las orillas de río formando un túnel, como una galería. Además, los helechos y los líquenes inundan todo el parque con las más de 200 especies distintas. Es admirable la conservación de las Fragas do Eume.

¿Qué ver en las Fragas do Eume?

El mágico entorno de las Fragas do Eume, esconde misterios y secretos que aún a día de hoy no han sido descubiertos. Hay una gran cantidad de monumentos, entre los que destaca el Monasterio de Caaveiro.

Lo primero que vemos cuando llegamos a él es la escalinata, que acaba en el propio monasterio. De frente está la gran torre de las campanas con su ábside románico a la derecha. Se dice que fue fundado como monasterio benedictino en el siglo X, pero ya existía anteriormente. En el entorno del monasterio se encuentran las tres de las seis casas de los canónigos. También está el pabellón donde estuvo la sancristía de la iglesia colegial, y la Casa del Horno, además del Molino y el Puente de Sillería. En 1975 fue declarado monumento histórico-artístico, y es considerado un Bien de Interés Cultural.

Monasterio de Caaveiro

Fue restaurado por la diputación y permite visita con la entrada gratuita.

Cerca del monasterio nos encontramos la Taberna de Caaveiro, finalista a un premio a la mejor tortilla. La taberna está abierta en verano y en Semana Santa.

Monasterio de Santa María de Monfero, otro importante de las fragas, fue fundado en el 1134 para encomendarse a los benedictinos. Tras el explendor en XVI y XVII, y la renovación estética pasando del Renacimiento al Barroco, fue abandonado en el XIX y se convirtió en una ruina. Tras esto, en el 1931 fue declarado Monumento Histórico-artístico, y en el 2004 hubo intentos de restaurarlo, aunque fracasados por la crisis.

Monasterio de Monfero

La fachada es barroca y conserva una torre, ya que la otra fue arrasada por un rayo. Su planta es de cruz latina y su nave mide 65 metros, con un crucero que da paso a una cúpula octogonal.

La antigua central hidroeléctrica es un rincón perdido muy misterioso. Esta central empezó a construirse en el 1901, y durante más de 25 años produjo electricidad en sus turbinas a manos de varias empresas. Finalmente fue adquirida por Fenosa, pero tras abrirse la nueva central, y debido a que el caudal no llegaba por el llenado del embalse, sobre los años 60 se cerró y fue abandonada. Hoy en día está tapiada, pero se puede acceder a zonas donde no, escaleras, tuberías…

Seguramente la mayoría de las fotos que has visto sobre las Fragas do Eume incluyen uno de los puentes. Sobre todo, los más famosos son el de Cal Grande y el de Fornelos, los dos colgantes. En realidad, hay muchos otros puentes que unen las dos orillas del río y que nos dirigen hacia caminos distintos y parajes nuevos.

Puente colgante, Fragas do Eume

Rutas por el entorno

Es un destino muy solicitado a la hora de hacer senderismo, y hay hasta cinco rutas consideradas imprescindibles para conocer el parque.

Ruta dos encomendadeiros

Esta es la ruta más conocida, y nace en el Puente de Cal Grande y acaba en el Monasterio de Caaveiro. La ventaja es que dispone de 3 etapas, por si deseas hacerla en varios días. La primera etapa une el puente con el otro colgante, el de Fornelos, y tiene una duración de 3 kilómetros. La segunda continua hasta otro puente, el de Santa Cristina, próximo a Caaveiro. Y la etapa final es el tramo desde el puente hasta el monasterio.

Río Eume

Ruta de A Ventureira

Esta ruta de 6 kilómetros se puede iniciar en la antigua central o en el puente de Santa Cristina. Es una ruta circular, por lo que volverás al inicio. Eso sí, puedes hacer pequeñas paradas de camino, como en el Monasterio de Caaveiro.

Camino Os Cerqueiros

Es, como la anterior, una ruta circular. Pero esta de 6,5 kilómetros. Además, esta recorre en entorno del parque, desde la Portela de Montelongo hasta el mirador de A Carboeira. Puede recorrerse en bicicleta o a pie, y las vistas son espectaculares.

Parque del Río Sesín

Esta ruta es de baja dificultad, por lo que es la más fácil para todo el mundo. El río Sesín es el mayor afluente del Eume, y se cruzan en el parque das Fragas do Eume. Podrás pasar por molinos, puentes de piedra e incluso por la Fervenza da Mazoca.

Ruta de los altos de Fontardión

Esta, al contrario que la anterior, es la más difícil de todas. Son 5,5 kilómetros lineales, y nace en Gallel, pasando por el mirador de Teixido, hasta descender y llegar a la antigua central hidroeléctrica.

Cada una de ellas te enseñará lugares mágicos que alberga este parque tan especial. Todo el entorno te está esperando. ¿Te apuntas y vamos a las Fragas do Eume? Te encantará.

Si quieres más actividades al aire libre aquí tienes nuestro artículo sobre ir de camping y sobre el descenso de ríos en canoas. ¡Gracias por leernos!